Nov 06 2011

Manifestación solidaria con el pueblo saharaui

ANIVERSARIO DESMANTELAMIENTO CAMPAMENTO DIGNIDAD.

Martes, 8 de Noviembre
19:00 h. Desde la virgen Blanca.

Comunicado / Komunikatua:

COMUNICADO de AMIGOS Y AMIGAS DE LA RASD:

 El 14 de noviembre de 1975 el Estado Español decidió dejar en manos de Marruecos (y Mauritania) el Sáhara que hasta esa fecha era provincia española. Desde entonces los sucesivos gobiernos españoles han negado sistemáticamente la legalidad internacional y han incumplido sus obligaciones políticas para garantizar el ejercicio del derecho de autodeterminación del Pueblo del Sahara Occidental.

 Las muertes, torturas, detenciones, desapariciones, el exilio y, en general, los sufrimientos de tantos miles de saharauis por causa de la ocupación y la guerra no son responsabilidad exclusiva de quienes los ordenaron y ejecutaron directamente, es decir de las fuerzas e instituciones políticas marroquíes. Estos crímenes son también, en gran medida, responsabilidad del Estado Español, que en lugar de
evitarlos como era su obligación, a menudo, los ha amparado y permitido.

 De hecho, desde 1975, los gobiernos españoles han promovido la venta de armas y tecnología militar a Marruecos, han firmado e impulsado acuerdos políticos y económicos que brindan protección al régimen marroquí. Además han participado directamente en la explotación ilegal de los recursos
naturales y económicos del Pueblo Saharaui y han animado a empresas particulares a tomar parte en el saqueo.

 Muestra de lo anterior es lo ocurrido en el Campamento Dignidad erigido en Gdeym Izik, cerca de El Aaiun, de cuyo desalojo se cumplirá un año el día 8 de noviembre.
 El campamento de Gdeym Izik está reconocido como el precedente de lo que más tarde se dio en llamar la primavera de los pueblos árabes. Efectivamente, en aquel otoño miles de hombres y mujeres saharauis de todas las edades levantaron tiendas para decir ¡BASTA YA! a la ocupación marroquí, a la discriminación étnica, a las pésimas condiciones de vida, a las desapariciones y a todas las formas de represión. Mediante esta acción absolutamente pacífica el pueblo saharaui pretendía que su voz fuera escuchada por los responsables de dicha situación en el Sáhara, en Marruecos y en el ámbito internacional. La respuesta de Marruecos fue brutal. El 8 de noviembre de 2010 cientos de policías y militares destruyeron el campamento; quemaron todas las jaimas, disolvieron a la población a palos, hiriendo y deteniendo a decenas de personas. Varios centenares desaparecieron en su huída por el desierto o después de haber sido arrestadas por las fuerzas “del orden”. Durante los días posteriores grupos de colonos y fuerzas parapoliciales asaltaron y destruyeron casas, negocios y vehículos de
familias saharauis de El Aaiún. Cuatro saharauis murieron asesinados por fuerzas marroquíes en estos sucesos: Nayem Elghari, Babi Hamday Buyema, Hbad Hamadi y Said Dambar.

 El gobierno español se negó a condenar los actos e incluso a solicitar una investigación independiente. Se limitó a aceptar la versión del gobierno marroquí y, una vez más, hizo caso omiso de los miles de voces que durante esos días pidieron justicia y verdad a lo largo y ancho de todo el Estado.

 Un año después la situación se acaba de repetir de forma muy parecida, esta vez en la ciudad de Dajla. El resultado, un muerto: Maichan Mohamed Lamin Lehbib. El gobierno calla. Pero nosotros no.

 Una vez más, como venimos haciendo desde 1975, queremos decir alto y claro que
nosotros no olvidamos los crímenes y que no pararemos de denunciarlos hasta que el Pueblo Saharaui haya recuperado todos sus derechos, hasta que se haga justicia y se paguen los daños. Que sepan los gobiernos de hoy de ayer y de mañana que los Pueblos y la historia no les perdonarán.

RASDeko LAGUNEN KOMUNIKATUA:

 1975eko azaroaren 14an Estatu Espainiarrak erabaki zuen Sahara, ordura arte bere probintzia zena, Marokoren (eta Mauritaniaren) esku uztea. Geroztik, Espainiako Gobernuek uko egin diote Nazioarteko legeriak agintzen duenari eta ez dituzte bete dagozkien obligazio politikoak, Mendebaldeko Sahararrek autodeterminazio-eskubidea gauzatzea bermatzeko.

 Urte hauetan guztietan, okupazio eta gerraren ondorioz, sahararrek jasan dituzten hilketa, tortura, atxilotze, desagertze, atzerriratze eta sufrimendu guztien erantzukizuna ez da bakarrik ekintza horiek bete eta agindu dituztenenak, hots Marokoar indar armatuena eta instituzioena. Erantzukizuna, neurri handi batean, Espainiako Estatuarena ere bada, krimenak ekiditeko betebeharra baitzuen. Are gehiago, krimen horiek, askotan, onartu eta babestu egin ditu.

 Izan ere, 1975 urtea geroztik Espainiako Gobernuek Marokori armak eta teknologia militarra saltzea sustatu dute, Marokoren erregimenari babes politikoa eta ekonomikoa ematen dioten hitzarmenak sinatu eta bultzatu dituzte eta sahararren baliabide natural eta ekonomikoen ustiaketa ilegalean esku hartze zuzena izateaz gain, enpresa pribatuen parte hartzea ere indartu dute.

 Horren guztiaren erakusgarri da Duintasunaren Kanpalekuan Gdeym Iziken, Aaiundik hurbil, geratutakoa. Azaroaren 8an urtebete egingo du sahararrak bertatik aterarazi zituztela.
 Izan ere, geroago Arabiar Herrien Udaberriaren izenaz ezagutu diren iraultza demokratikoen aitzindaria izan zen Gdeym Iziken sortutako kanpalekua. Udazken horretan milaka sahararrek dendak altxatu zituzten Marokoren okupazioari, diskriminazio etnikoari, bizi baldintza eskasei, desagerketei eta errepresio forma guztiei ASKI DA! esateko. Era guztiz baketsuan, bortizkeriarik eta armarik erabili gabe, adin guztietako gizon-emakumeak bildu ziren bere ahotsa Saharako mugetatik at entzunarazteko. Marokoko gobernuaren erantzuna, ordea, oso bestelako izan zen: azaroaren 8an ehunka militar eta poliziek kanpalekua suntsitu egin zuten. Denda guztiak erre zituzten, jendea kolpeka sakabanatu zuten; dozenaka pertsona zauritu zituzten, beste hainbeste atxilotu zuten, ehunka lagun desagertu egin ziren basamortuan edo polizien eskutik pasa ondoren. Ondoko egunetan, Aaiungo saharar askoren etxeak, dendak eta ibilgailuak erasotu eta suntsitu zituzten kolonoen laguntzaz. Gertaera horietan indar militar marokoarrek lau saharar hil zituzten: Nayem Elghari, Babi Hamday Buyema, Hbad Hamadi eta Said Dambar.

 Espainiako gobernuak ez zuen Marokoaren indarkeria gaitzetsi eta ez zuen ikerketa independentea eskatu. Ontzat eman zuen Marokoren bertsioa eta, berriro ere, entzungor egin zien egun horietan estatu osoan saharar herriarentzat justizia eta egia eskatu zuten milaka herritarrei.

 Urte bat pasa da. Egoera ia berdin errepikatu berri da Dajla hirian. Oraingoan, hildako bat: Maichan Mohamed Lamin Lehbib. Espainiako gobernuak ez du ezer esan. Baina, guk bai.

 1975A geroztik egin dugun bezala, azaro honetan argi eta garbi utzi nahi dugu guk ez ditugula krimenak ahazten eta ez garela isilduko Saharar Herriak bere eskubide guztiak berreskuratu arte. Justizia eta ordaina bete arte. Jakin dezatela oraingo, lehengo eta ondorengo gobernuek: Herriek eta historiak ez dituzte barkatuko.

Enlace permanente a este artículo: http://vitoria.cnt.es/blog/2011/11/06/manifestacion-solidaria-con-el-pueblo-saharaui/