Días de Memoria. 28 de agosto de 1936. Asesinato de SIXTO BARRÓN MARTÍNEZ

Sixto Barrón Martínez

Sixto Barrón Martínez

El 28 de agosto de 1936 es asesinado en Vitoria Sixto Barrón Martínez, ilustre militante del anarquismo y la CNT en su pueblo de origen.

Nacido en Labastida, el 6 de agosto de 1901. Figura entre los fundadores de la CNT en 1923 y con la refundación de 1931 fue su primer secretario y lo era en diciembre de 1933 cuando los famosos sucesos de Labastida en el marco de la insurrección anarquista. Tomó parte principalísima en el desencadenamiento de la insurrección (el 8 de diciembre convocó una asamblea en el local del sindicato del pueblo en la que se impuso su parecer “implantar el comunismo libertario, abolir la propiedad y eliminar el dinero).

Tras la derrota de la sublevación, logró escapar a la represión y se exilió en Francia.

Vuelto del destierro, se le detuvo y encarceló en mayo de 1935 en San Sebastián y Vitoria y de seguido fue sometido a consejo de guerra y condenado a muerte.

Amnistiado con el triunfo electoral del Frente Popular en febrero de 1936, al estallar la guerra retornó para recoger a su familia, pero fue detenido en Vitoria y asesinado.

La Historia. 1933. EL AÑO DE LAS BOMBAS

En realidad, el calificado no sabemos por quién como “año de las bombas” comenzó en octubre de 19321 y alcanzó su clímax en enero de 1933. Denominación exagerada e injustificada en lo que a Vitoria concierne, ciertamente porque lo que más caracterizó el año fueron las huelgas en Ajuria y Sierras Alaveses, la actividad de los desempleados y despedidos y las detenciones de confederales en mayo y julio a cuenta de huelgas más o menos generales y revolucionarias.

Producido un robo de dinamita y otros explosivos (125 kilos, detonadores, mecha) en Maeztu el nuevo gobernador, Fernando Solazábal, ordena a los cuerpos policiales investiguen con sumo cuidado hasta localizar a los autores. Como era de esperar se dirigieron a los militantes anarquistas del lugar y durante dos días permanecieron como presos gubernativos Daniel García de Albéniz, Emilio Ibisate y Valeriano Zarantón2. Maeztu con Labastida, Elciego y Vitoria serán a lo largo de la República, sólidos focos anarquistas.

Labastida en los años 30

Labastida (Álava) en los años 30

En la misma dirección en diciembre la prensa daba cuenta de la detención de Domingo Martínez de Antoñana3 tras el hallazgo de armas y dinamitas en un campo de Arana, cercano a Vitoria. Contaron 52 pistolas, 50 kilos de dinamita y cargadores.

En la capital a comienzos de noviembre la buena sociedad, la gente de orden4 contemplaba con disgusto los enfrentamientos entre obreros de las obras de la Caja de Ahorros y los guardias de seguridad que repartieron golpes sin miramientos. Según La Vanguardia “El hecho produjo alarma, apresurándose a cerrar algunos comercios sin registrarse más desórdenes”.

El mismo periódico el 5 de noviembre relataba que cuatro jóvenes obreros habían penetrado en una tienda de comestibles sita en la Correría, que se habían apoderado de diversos artículos alimenticios y que uno de los cuatro salió sin prisa y serenamente y fue detenido al punto. En la comisaría alegó que lo habían hecho porque tienen derecho a comer. También La Vanguardia el día 20 de ese mes aludía a la comisión de “un hecho escandaloso” en la calle Francia. Un grupo de treinta o cuarenta individuos, mayoritariamente jóvenes, asaltaron tumultuariamente la tienda de ultramarinos de Baltasar Ortiz Urbina, llevándose buena cantidad de salchichones, chorizos y otros artículos y huyendo hacia el campo de Judizmendi, perseguidos por algunos guardias de seguridad. Un guardia municipal reconoció a seis de los fugitivos. Las autoridades recibieron confidencias de que hoy serían asaltados varios comercios de ultramarinos, resultando cierto pues las fuerzas de seguridad, municipales y de policía han tenido necesidad de disolver diversos grupos en sitios céntricos, evidentemente preparados para dicho fin. El gobernador ha dispuesto que se redoble la vigilancia. La acción directa estaba pasando de los lugares de trabajo a la calle.
Continuar leyendo

La Historia. LA ÉPOCA DE AMILIBIA. PARTE TERCERA. DE MAYO A OCTUBRE DE 1932

A medida que las derivaciones del 14 de abril van perdiendo fuelle y la situación se va calmando con las excarcelaciones, pasa a primer plano el paro obrero en Vitoria. Cuestión que acarreó los primeros roces entre Gobernador y patronos1.

La crisis económica alcanzaba a todo el país y Vitoria no era ajena.

La Vanguardia, 10-5-1932 informaba de que numerosos grupos de obreros parados se situaron esta mañana frente al Ayuntamiento, destacándose una representación para visitar al alcalde y pedir trabajo. Les contestó el alcalde que el Ayuntamiento había agotado sus recursos para obras y que únicamente podían dirigirse a los contratistas, los cuales elegirían los que necesiten de las listas hechas por el gobernador. Enterados de la respuesta los que esperaban, se manifestaron con alguna violencia, teniendo que ser disueltos por los guardias de seguridad.

Interior Ideal Cinema Vitoria

Interior del Ideal Cinema de Vitoria

El gobernador mantenía su estrategia de palo y zanahoría. Por un lado permitía2 una reunión de los parados, por otra prohibía3 una asamblea mitin en el Ideal Cinema en defensa de presos y deportados convocada para el día 29 en Vitoria y un acto similar en Labastida4, seguramente al constatar que la reciente reunión de parados confirmaba la fuerza del Sindicato Único. El pulso entre gobernador y CNT se mantenía, pero ahora surgía un tercer actor: los empresarios, que por mor de las circunstancias provocaron un relajamiento de la hasta entonces férrea coincidencia entre las autoridades y la patronal. Se dirimía quién iba a imponer sus tesis entre los parados: el Gobernador o la CNT. Amilibia muy consciente de la importancia y de las dificultades del asunto se vio obligado, aunque no fuera su deseo, a intentar dar sensación de equilibrio entre las necesidades obreras y los intereses de la patronal al menos mientras el enemigo empresarial no fuera demasiado fuerte (no podía enfrentarse a una empresa como Ajuria, la más poderosa en la provincia), pero sí dar sensación de fortaleza con alguna empresa díscola de ámbito menor5.
Continuar leyendo

Días de Memoria. 17 de abril de 1895. Nace JOAQUÍN ZABARÁIN FERNÁNDEZ DE LECEA

Joaquín Zabaráin Fernández de Lecea

Joaquín Zabaráin Fernández de Lecea

El 17 de abril de 1895 nace en Araya (Álava) Joaquín Zabaráin Fernández de Lecea, gran figura del anarquismo y la CNT del Norte. Tempranamente adscrito a la cuerda libertaria, al menos desde la década del diez.

Ya en 1915 partícipe del grupo anarquista Los Cualquiera de Bilbao y miembro de la comisión encargada de gestionar los bienes del disuelto CIO (Centro Instructivo Obrero) de Bilbao, equivalente más o menos a un Ateneo Libertario. Detenido en Bilbao junto a Eleuterio Pérez a fines de 1916, por su activismo anarquista y sindicalista.

En 1921 propuso a Los Justicieros de Durruti un asalto económico con vistas a comprar armas con fines revolucionarios, que efectivamente se realizó (con su producto él adquirió cien pistolas en Eibar).

Continuar leyendo

La Historia.
LA ÉPOCA DE AMILIBIA. PARTE SEGUNDA. LOS SUCESOS DEL 14 DE ABRIL DE 1932 Y SUS CONSECUENCIAS

No eran tiempos para calma y sosiego. La CNT se sentía atacada por la República, cuando esperaba agradecimiento convencida de que sin su decisiva colaboración la República no hubiera advenido. Tenía que mostrar su protesta y lo hizo. Primero el día dos de abril boicoteando un mitin republicano celebrado en el Frontón1 que provocó la ira del Gobernador y amenazas al Sindicato Único «han de saber que con los delincuentes la Autoridad no patrocinará ni escuchará ningún ruego». Y de modo mucho más contundente el 14 de abril, primer aniversario de la República. Declarado día festivo por los recién llegados republicanos, una asamblea confederal acordó oponerse a ella en protesta por los conflictos existentes en el ramo de la construcción y declaró el día laborable. El gobernador replicó que el «no cumplimiento de su orden lo considerará francamente revolucionario y que debían atenerse a las consecuencias».

14 de abril de 1932, primer aniversario de la República en Vitoria

14 de abril de 1932, primer aniversario de la República en Vitoria, la carnavalada organizada por el Gobierno

Mariano Gutiérrez, destacado militante de la CNT vitoriana en escrito publicado en Solidaridad Obrera, 10-4-1932 y titulado «Los sindicalistas en cintura» narraba los hechos y exponía la situación sin tapujos: Protestas callejera en el mitin del día 2 organizado por los radicales socialistas (que tuvo que ser suspendido) y vivas a los deportados y encarcelados…llegó el Gobernador y arreciaron las protestas hacia el que dijo «que a los sindicalistas los había metido en cintura». El espíritu sindicalista y revolucionario de los trabajadores de la CNT se ha mostrado los días 2 y 3…la CNT se impone a los demás organismos obreros y políticos por su seriedad, por su concepto ideológico y revolucionario y por su responsabilidad. Frente a los republicanos, socialistas, nacionalistas y cavernícolas…frente a la ley de defensa de la república…todos los deportados, presos y asesinados en la calle proceden de la CNT…en vez de darnos un trato de favor porque gracias a nosotros hay república nos persiguen con saña. Por otro lado el Comité de la Federación Local escribe que ideológicamente en la CNT existe un claro concepto del sindicalismo y por eso en la asamblea celebrada en el cinema ante varios miles de trabajadores se trataron cuestiones de enjundia (presos y deportados, crisis de trabajo) y así lo sintieron los presentes que quedaron convencidos de nuestro proyecto federalista y libertario, en contraste con la carnavalada que organiza el Gobierno para el 14 de abril…a la salida colecta, importante, para los represaliados del Buenos Aires.
Continuar leyendo