Días de Memoria:
3 de enero de 1936
MUERTE DE JUAN ARANGUREN APODACA

En esa fecha con 49 años puso fin a su vida, arrojándose al paso del tren por Vitoria, Juan Aranguren Apodaca. La prensa local contó con pelos y señales el hecho, morbosamente, aunque sin aludir a sus creencias y trayectoria vital. Había muerto sin duda una de las grandes figuras del anarquismo y de la Confederación en Vitoria.

Herrero de oficio, desde al menos 1912 en la cuerda libertaria (en esa fecha desde Vitoria remite donativo a Tierra y Libertad en beneficio de Kropotkin y en 1914 repite en esta ocasión para financiar las necesidades de ese vocero anarquista).

En 1913-1917 integrante del grupo anarquista Los Conscientes de Vitoria, con León Jiménez y Galo Diez y media docena más de sólidos compañeros. A este grupo cabe atribuir la reactivación del anarquismo y de la CNT en la ciudad, y su papel en el mismo fue de primerísimo orden: la correspondencia al grupo Los Conscientes y al sindicato La Fraternal se dirigían a su domicilio hasta abril de 1915 en que se ausentó de la ciudad.

Trasladado a San Sebastián, en la capital donostiarra siguió en la brecha: en mayo miembro del Comité de la Federación Anarquista Cántabro-Galaica junto a dos ilustres libertarios guipuzcoanos, Olaechea y Polini, en 1917 partícipe del Comité de Presos de San Sebastián.

Vuelto a Vitoria, en mayo-junio de 1918 participa activamente en la huelga de la madera de Vitoria, de la que fue uno de los primeros organizadores, así como del Ramo de la Madera mismo, y que él valoraba como la primera huelga verdadera habida en la ciudad.

Artículo Juan Aranguren sobre la huelga de la madera. Solidaridad Obrera, 8 de mayo de 1918

Artículo de Juan Aranguren sobre la huelga de la madera. Solidaridad Obrera, 8 de mayo de 1918

El uno de marzo de 1920 lo encontramos en el grupo refundador de CNT en Vitoria, de la que fue primer secretario. En octubre de 1920 conferencia en Vitoria (Reacción y progreso) y el mismo año polemiza con los socialistas.

Se le detuvo en 1921 acusado, injustamente, de la fabricación de unas bombas que estallaron en Altos Hornos de Vizcaya, en el marco de una desaforada persecución contra el sindicalismo revolucionario en Vizcaya.

En 1923 y 1924 ejerció de corresponsal en Vitoria del vocero confederal Solidaridad Obrera.

Después se pierde su rastro hasta la noticia de su muerte. Utilizó el seudónimo Juan de Álava. Escribió en Solidaridad Obrera y Tierra y Libertad Barcelona.

A continuación transcribimos el texto del artículo para facilitar su lectura:

SOLIDARIDAD OBRERA, 8 de mayo de 1918

Desde Vitoria
POR EL AUMENTO DE JORNAL

El día 5 del corriente se reunieron los obreros del ramo de la madera, con representación de los demás Sindicatos de la localidad, acordando presentar a los patronos las peticiones siguientes:
Aumento de un 30 por 100 en los jornales. Que el trabajo extraordinario sea aumentado en un 50 por 100 y los destajos en un 15 por 100.
Estas peticiones serán presentadas a los patronos de la ciudad levítica, donde sólo impera el espíritu de Torquemada y los obreros trabajan en condiciones pésimas, siendo esta la causa de que los patronos de ese gremio competen con los de otras localidades.
Jamás el obrero de ésta ha tratado de organizarse para mejorar sus condiciones de vida, y si alguna vez hubo algo en cantidad, no respondió su calidad, siendo ficción por compromiso a pesar de llamarse socialistas media docena de individuos.
Así vejetó este pueblo obrero hasta que varios compañeros lograron constituir el gremio de la madera, a base autónoma, logrando asociar a casi la totalidad de los trabajadores del ramo.
Si los patronos no contestan satisfactoriamente, están dispuestos a ir al paro con totas sus consecuencias, y si este llega os tendré al corriente para que el diario de los trabajadores SOLIDARIDAD OBRERA, publique por toda España el gesto altivo del obrero moderno en la inquisitorial Vitoria.-J. Aranguren.