VERTER RECYCLING 2002, MENTIR Y MATAR COMPRANDO POLÍTICOS

Hay un vertedero de residuos no peligrosos en Zaldibar (Bizkaia) gestionado por una empresa privada, Verter Recycling 2002. Se produce un corrimiento de tierras y quedan sepultados dos trabajadores. En las labores de rescate, al remover el material, se dan cuenta de que allí hay amianto, diez mil toneladas de amianto, convirtiéndose desde ese momento y por la vía de los hechos en vertedero de residuos peligrosos. Eso y el temor a nuevos corrimientos, los gases contaminantes y los incendios que se producen, alargan en el tiempo la búsqueda de los cuerpos.

Los ciudadanos que viven en los pueblos de alrededor al conocer la noticia se muestran preocupados por lo que les pueda afectar. También coinciden en el dolor que les produce las muertes y en dar ánimo a las familias de los desgraciados. Alguna voz en contra de la empresa y apenas susurros en contra del gobierno (vasco).

La empresa dice que tiene papeles, montones de papeles, todo en regla y legal como el pitermán, visado por la autoridad pertinente y supervisado por el Gobierno Vasco. Los representantes de este gobierno, una nacionalista en seguridad y un socialista en medio ambiente, no le dan importancia: es un accidente más y dos trabajadores menos, pequeños guarismos para la ciencia de las grandes cifras, pura estadística anual.

Días después de la tragedia sabemos que uno de los desaparecidos había alertado a la empresa de la inestabilidad del terreno, que posiblemente y según los olfateadores de un grupo ecologista, haya además de amianto también lindane, que unos meses atrás el vertedero había pasado una inspección gubernamental y que a pesar de las malas notas no lo habían suspendido…

Portavoces autorizados y atemorizados de las diferentes gestoras sindicales vascas salen a la luz hablando genéricamente de pésames, precariedad, números, seguridad (e higiene) en el trabajo. Revoltijo de palabras que saben bien pero que alimentan menos que el pimiento. Educadas críticas a la empresa y vaselina en la práctica al gobierno. Mientras, los trabajadores siguen enterrados bajo toneladas de porquería.

La explotación a la que están abocados los trabajadores, la incapacidad del Gobierno Vasco y la inmoralidad de sus miembros se difumina y disuelve cada día en los teleberris con su propaganda autobombo. Sólo cuando ocurre una situación como la del vertedero hay algunos que se dan cuenta de donde estamos viviendo. Puede ser que sea un oasis pero el agua está llena de mierda. Euskadi es el paraíso para los de arriba y el infierno para los de abajo. Lo comprobamos con el asuntillo de demiguel y lo reafirmamos con este del vertedero. El PNV, sigla mágica y cada vez más oronda, que ha demostrado que gobernar consiste en repartir a cada uno según su peso consiguiendo así el silencio de los corderos y de los lobos, es capaz de emanar constantemente residuos y efluvios malolientes (peores que los del vertedero de Zaldibar) y todos a su alrededor decir que huele a rosas. El sometimiento del resto de partidos y gestoras varias es escandaloso.

Seguramente en unos días el tema del vertedero habrá perdido actualidad porque para todos estos sus elecciones son lo más importante y a ello se van a dedicar. Pero desde aquí les decimos que la CNT no depende ni dependerá jamás de sus concesiones, y propagará y gritará fuerte y contundentemente todas y cada una de las situaciones de injusticia, corrupción y explotación que tenga conocimiento.

¡Lucha sin tregua contra el capitalismo asesino!

Enlace permanente a este artículo: http://vitoria.cnt.es/blog/2020/02/15/verter-recycling-2002-mentir-y-matar-comprando-politicos/