Días de Memoria.
23 de agosto de 1896.
Nace CRISTÓBAL ALDABALDETRECU IRAZÁBAL

Cristóbal Aldabaldetrecu Irazábal

Cristóbal Aldabaldetrecu Irazábal

El 23 de agosto de 1896 nace en la localidad alavesa de Llodio Cristóbal Aldabaldetrecu Irazábal. Militante de rompe y rasgo que alcanzará notoriedad en los ambientes más radicales del anarquismo codo a codo con otros conspicuos activistas.

Aparece en el movimiento anarquista hacia 1920 cuando, residiendo en San Sebastián, contacta con Durruti, Suberviola y Marcelino del Campo con los que constituye el grupo Los Justicieros (germen de lo que luego serán Los Solidarios, al reforzarse con los Ascaso, García Oliver y otros) que actúa en la capital guipuzcoana y Zaragoza.

Detenido en mayo de 1921 (la policía lo considera vizcaíno y tonelero de oficio) y encarcelado en Zaragoza, acusado con Sancho y Mangado de haber atentado contra el capitalista H. Bernal. Liberado el mismo año, en adelante se suceden las detenciones y encarcelamientos: liberado a fines de 1923, nuevamente arrestado a mediados de 1924 con Martínez Gil y Vela cuando pretendían, según la policía, perpetrar un asalto económico en Valencia, reiteradamente encerrado y apaleado en los años republicanos (1931, 1932 y 1933).

En los años de Primo de Rivera (1923-1930) es posible que siguiera al lado del famoso grupo de Durruti, Ascaso y García Oliver, pero lo cierto es que se pierde su rastro hasta la República, cabe la posibilidad de que permaneciera encarcelado o ido al exilio.

Lo volvemos a localizar en junio de 1931: detenido en Granada, en el marco de la huelga general promovida por CNT y en agosto-septiembre una semana preso, en conducción, en la cárcel de Vitoria, con Ascaso y Aubí.

Milita en el Sindicato de la Construcción barcelonés y apenas caída la monarquía padece las iras de la policía (torturado y apaleado) en Barcelona. En noviembre de 1931 desde la cárcel barcelonesa escribe en Solidaridad Obrera carta de denuncia contra la represión, conjuntamente con Ascaso, Aubí y Pedro López y firma escrito de consuno con más de sesenta militantes presos titulado «Contra el confusionismo» dirigido a mostrar el desviacionismo de Pestaña y su grupo.

En 1932 preside la famosa agrupación cultural Faros, imparte numerosas conferencias y perora contra las deportaciones a África en Hospitalet (donde también disertó en mayo bajo el epígrafe «Los cuerdos»), Mataró y otras localidades. En octubre de 1933 sube a la tribuna en Suria y Hospitalet, en noviembre en Olesa, Badalona, Esplugas de Llobregat, Balsareny y Navás, en mayo de 1934 en Montcada. En marzo de 1936 orador en mitin textil tenido en Gracia-Barcelona y en junio conferenciante («Más meditación y menos elasticidad») en el Sindicato de la Madera de Barcelona.

Orador y conferenciante, sí, pero también presente en reuniones orgánicas (en abril de 1932 delegado por el Sindicato de Construcción de Barcelona al Pleno de Sindicatos de Cataluña celebrado en Sabadell) y activista de calle: añadamos a lo antes citado su estancia en 1933 en Manresa enviado por el Comité Regional de la CNT para preparar allí la sublevación anarquista y su encarcelamiento en el buque Arnús, con motivo de la dura huelga del transporte del mismo año.

En el verano de 1936, ya sublevado el fascio, junto a Jover, forma por CNT en un comité antifascista, al poco con Domingo Ascaso encabeza la famosa columna anarcosindicalista Ascaso salida de Barcelona hacia el frente de Aragón, y el 21 de febrero de 1937 preside en Barbastro un tribunal popular encargado de juzgar a un capitán desertor. Al militarizarse la columna en 1937, dejó de mandarla, en noviembre del mismo año ejerció de comisario de las tropas mandadas por el comandante Gancedo, a fines de año cesó como comisario delegado de división y en 1938 representa a FAI en una reunión del Frente Popular catalán en Barcelona. En enero de 1939 era el único miembro del Comité Regional catalán de CNT que quedaba en España (representaba al Sindicato Fabril de Barcelona).

Posteriormente el exilio: salido de Burdeos en diciembre de 1939, desembarcó en la República Dominicana y en octubre de 1945 se trasladó a México, por Veracruz.

En 1947 lo encontramos integrado en la Subdelegación de CNT en México, a favor de la preeminencia de la CNT clandestina del interior. Se dice que en México permaneció muy unido a García Oliver (siempre más próximo al reusense que a Durruti y Ascaso), pero la afirmación no es especialmente destacable ya que murió a los tres años de su arribada, en la capital mexicana en octubre de 1948.